Facebook o página web

¿Potencio mis redes sociales o hago una página web para mi negocio? las respuesta a esta pregunta es: ambas. Son plataformas diferentes que compiten en el mismo entorno que es internet. Una web aparecerá en las búsquedas de Google y una página de Facebook en las búsquedas dentro la red social. Nuestros posibles clientes ya no están tanto en las calles y probablemente nunca hayan pasado por delante de nuestra tienda. Pero sin duda están en internet. Para ellos deberíamos de crear una página de Facebook y una página web en la que mostrar diferentes caras de un mismo producto o servicio. Facebook es una herramienta más dinámica y puntual y en una página web podemos mostrar información más técnica.

Las búsquedas de productos y servicios locales están prácticamente igualadas en Google y en el conjunto de redes sociales.

La página de Facebook

Aquí podría repetir el contenido desarrollado en el anterior artículo sobre si tener o no redes sociales. Pero voy a saltar directamente al tema Facebook. Las páginas de Facebook nos permiten crear un escaparate virtual de nuestro negocio en el que podremos mostrar productos, servicios y nuestra forma de trabajar día a día. La capacidad de realizar publicaciones instantáneas y subir fotografías con nuestros teléfonos móviles crea una especie de “Gran Hermano” que llamará la atención de nuestros clientes, les hará empatizar con nosotros e interactuar. Nos daremos a conocer de forma familiar y distendida eliminando barreras de comunicación: rompiendo el hielo.

Tienda online en Facebook

Tienda online en GijónExiste un apartado en Facebook al que llama Tienda pero es más bien un escaparate de productos. Podremos crear productos y colecciones de productos en un apartado concreto de nuestra página en donde el usuario verá fotografías, texto y precio. Si el cliente estuviera decidido a comprar tendría la opción de contactar con nosotros a través del chat (I love my móvil) o de ser redirigido a nuestra tienda online si la tuviéramos.

Página web a medida

Las posibilidades de una página web son infinitas. Puede ser un mero escaparate de productos y servicios, una tienda online o ser una compleja plataforma interactiva. Al tener página de Facebook y página web, usaremos esta última para extender la información sobre nuestros productos y servicios. ¿Os imagináis que escribiera este artículo en Facebook? Sería inviable, pero puedo hacer un resumen en Facebook con un enlace a mi web para aumentar la información.

Con una página web podremos disponer de fotografías más grandes y de mejor calidad, podremos desarrollar contenidos explicativos extensos, permitir descargas, visualizar vídeos… y todo de manera ordenada (punto para la página web). La calidad del catálogo de productos y servicios que podemos hacer en una página web está muy por encima del que Facebook podría tener nunca.

Una página web también nos ofrece analítica de visitas de lo más detallado, y basándonos en eso, podremos desarrollar nuestro catálogo así como los contenidos dinámicos de nuestra web (lo que normalmente se le llama blog). Gracias al blog podremos actualizar los contenidos de nuestra web creando una tela de araña de contenidos, derivando al usuario a una u otra sección ofreciéndole información relevante.

Toda página web necesita un dominio y por ello dispondremos además de uno o varios correos corporativos con las siguientes ventajas:

  • Ofrece una imagen profesional tanto en la red como en unas tarjetas de visita o folletos.
  • Mejora la gestión de tus comunicaciones.
  • Muestras la dirección de nuestra web.
  • Mayor seguridad, solo así cumples con la Ley de Protección de Datos.
  • No estas sujeto al funcionamiento de una plataforma “gratuita” (Gmail, Yahoo, Hotmail…)

Requisitos básicos de una página web

Para que una web funcione ha de cumplir unos requisitos básicos, ya sea en su posicionamiento natural o a la hora de realizar publicidad de pago. Ha de ser ligera (cargando en menos de un segundo), ha de estar optimizada para móviles y tablets, ha de disponer de certificado de seguridad (SSL, el candadito verde), cumplir la normativa de Protección de Datos y ha de ser .es para mejorar su posicionamiento en España. A nivel estructural ha de mostrar una jerarquía de contenidos apropiada y seguir las directrices SEO que marca Google. Y sobre todo hay que estudiar y atacar a las palabras clave correctas.

De cara al cliente, una página web ha de estar diseñada de manera atractiva y clara, que llame la atención, que invite a navegar y sobre todo a comprar. Ha de enganchar al visitante para evitar que salga de nuestra web por no ver satisfecha su solicitud de información.

Los principales motivos por los que un usuario sale de nuestra web (tasa de rebote) son los siguientes:

  • Mala navegación.
  • Mala estructura del contenido.
  • Diseño poco atractivo.
  • Mala legibilidad.

Una página web puede resultar cara a primera vista y podrías hacerla tu mismo. Cualquiera puede alquilar un servidor y un dominio y empezar a montar un html o un gestor de contenido. Pero mi experiencia profesional me dice que estás tirando el tiempo y el dinero. Pero de esto hablaré en un artículo más adelante.

Publicidad de pago (SEM)

La publicidad en internet es cara, y cuanta más competencia hay en un mismo mercado más cara se hace. Si a esto le unimos la carencia de profesionalidad la experiencia puede ser desastrosa. Tanto Google como Facebook nos permites realizar campañas publicitarias para promocionar nuestro negocio o productos concretos de nuestra página web o tienda de Facebook. Podemos realizar anuncios geolocalizados, en determinados rangos de horario y seleccionando nuestro público (sexo, edad, gustos, nivel académico…). Aún pagando por aparecer nuestro perfil de Facebook y página web han de estar optimizados.

Adwords y Facebook

Imagina que pagas Adwords y consigues muchas visitas en tu web. Pero como el diseño es pobre y la información no está bien estructurada: en cuanto el usuario entra se va. Dinero tirado.

Del mismo modo, para que nuestro negocio esté bien posicionado en las búsquedas de forma natural nuestro perfil y página web han de estar optimizados y ser atractivos. Sino, habremos tirado el tiempo. Y el tiempo es oro.

Conclusiones

La página de Facebook (y/o Instagram) es el gancho que llama la atención y empatiza con nuestros clientes. Por otro lado, una página web nos permitirá desarrollar la información de cada producto de manera más extensa y profesional. Además nos permitirá crear contenido dinámico con el que el usuario podrá interactuar. Por ejemplo podrá personalizar, elegir complementos y extensiones de un mismo producto y finalmente comprar.

Para la creación de ambas plataformas podemos contar con profesionales que nos aconsejen, que nos ayuden a realizar nuestro plan de márketing, que nos diseñen imágenes atractivas afianzando la identidad corporativa. Que desarrollen textos publicitarios y que nos enseñen a dar nuestros primeros pasos en el mundo digital. En Maat Asesores no dejamos a nuestros clientes a la deriva sino que les acompañamos en su día a día para mantenerlos informados y actualizados en el mundo digital. Porque si ganas tu, ganamos todos.

La próxima semana seguiremos compartiendo los artículos pendientes de la charla de redes sociales de La Serena. Trabajaremos la recopilación de contenidos que necesitamos antes de ponernos a hacer nuestra red social. La optimización de nuestro perfil de facebook y por último las herramientas y pequeños trucos que nos permitirán hacer las cosas bien en el mundo de las redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *